2 comentarios:

César Sobrón dijo...

Es lo que tiene la cultura de la violencia depredadora. Tarde o temprano, te estalla dentro.

Juanjo Rubio dijo...

Terrible...